Therese Jamaa, de huir de Líbano a vicepresidenta de Huawei España: “La mujer debe ser protagonista”

EL ESPAÑOL- 8 marzo, 2022 

Cristina GÓMEZ

El nombre de Therese Jamaa es de sobra conocido en el sector tecnológico. Antes de convertirse en la vicepresidenta de Huawei España, cargo que ocupa desde enero, Jamaa ha pasado por multitud de empresas internacionales: desde SEMA Group-Schlumberger a Vodafone Global o Qualcomm Europe. Además, durante cinco años fue la directora general de GSMA, Mobile World Capital, la patronal que anualmente organiza el Mobile World Congress en nuestro país. 

Therese Jamaa es sin duda un ejemplo de lo que es liderazgo femenino y romper techos de cristal. Su prolífica carrera profesional, su actitud jovial y esa sonrisa que ilumina cualquier sala en la que entra, podrían hacer pensar que todo su camino hasta la vicepresidencia de una de las mayores compañías tecnológicas del mundo ha sido recto y sin apenas obstáculos. Sin embargo, ha sido la fortaleza de su madre para que tuviese un futuro mejor, la protección de su padre y el amor de sus hermanos, lo que la empujó a no conformarse y luchar por poner su granito de arena en el cambio social. 

Nacida en Beirut, de padre libanés y madre armenia, a los ocho años huyó de la guerra con su familia y se trasladaron a París con la esperanza de encontrar una vida mejor. “Por desgracia, nuestro padre se tuvo que quedar en el Líbano, ya que era enfermero militar. Nuestra situación era muy complicada, huíamos después de sufrir años de bombardeos y de vernos obligados a estar en refugios. Simplemente queríamos encontrar una vida mejor en Francia, estábamos muy contentos de marcharnos”, declara a MagasIN. No obstante, la llegada al país galo fue “mucho más dura de lo esperado”.

Jamaa explica que no se debió a la adaptación a la cultura o al idioma, ya que hablaba francés aunque “con acento (al estilo Moliere), que hacía reír a los compañeros de clase”. El mayor problema fue la ausencia de su padre. “Aún tengo presente ese sentimiento de angustia, recuerdo la preocupación de mi madre porque habían cortado las telecomunicaciones con el Líbano y no teníamos ninguna información sobre mi padre”.

“Un día rompí a gritar, le dije a mi madre que quería volver a nuestro refugio, en el sótano del edificio donde vivíamos. Al menos allí dormíamos toda la familia junta y, en mi inocencia infantil, tampoco me molestaban especialmente los bombardeos, porque así no teníamos que ir al colegio. Al final, el sentirte arropado, amado por tus seres queridos, es el sentimiento más bonito y cálido que se puede tener, más aún cuando se es un niño. Te sientes protegido, fuerte, a pesar de todo lo que pase a tu alrededor, por eso recuerdo ese año con tantas dificultades, porque ese sentimiento de protección me faltaba por la ausencia de mi padre”, relata.

Finalmente, su padre pudo reunirse con ellos en París y, pese a esos primeros momentos de dudas e inseguridad en un país nuevo, ahora, Jamaa agradece la oportunidad que tuvo de volver a empezar en Europa. Aunque no olvida a esa niña que se crio en los refugios de Líbano.

“Cuando tenemos que gestionar proyectos es fundamental estar rodeado de un equipo heterogéneo”.

.

“Después de muchos años volví a Beirut con mi madre, incluso llevé a mis hijos. Regresamos a la casa de mi infancia, a nuestro patio y al refugio que yo recordaba gigante, pero que no era más que un pasillo y un cuarto minúsculo en el que nos cobijábamos con los vecinos. Cada familia tenía que caber en un colchón. En esa visita me crucé con los hijos de los vecinos y, sorprendentemente, me reconocieron después de 40 años. En ese momento me di cuenta del gran esfuerzo que hizo mi madre y lo único que pude decir es: Gracias, gracias por tu fuerza, gracias por habernos dado una vida mejor”.

La diversidad, clave

Como tantos otros jóvenes, Jamaa no sabía qué estudiar al terminar el instituto. Su interés por las lenguas -habla ocho idiomas, “quizás motivada por el instinto de supervivencia en una familia tan diversa”- y las culturas, le llevó a hacer comercio internacional y marketing. “El barniz y bagaje tecnológico lo he ido adquiriendo a lo largo de los años trabajando en diferentes compañías del sector”, añade.

Justamente la diversidad es para Jamaa una de las claves de los equipos de éxito. “Cuando tenemos que gestionar proyectos es fundamental estar rodeado de un equipo heterogéneo, que nos permita tener diversos puntos de vista, más enriquecedores. Las empresas, instituciones y administraciones deben ser un reflejo de nuestra sociedad de manera que seamos capaces de enfocar nuestras acciones y políticas a la construcción de un futuro mejor”.

“En este sentido, numerosos estudios demuestran que las empresas que cuentan con un equipo diverso son capaces de tener un rendimiento por encima de sus competidores, además de aportar un valor añadido y crear un clima laboral óptimo”, asevera.

Esa es la filosofía que ha llevado consigo en todos los lugares por los que ha pasado, desde sus inicios en París, a Londres o Barcelona, la ciudad en la que está “felizmente arraigada” desde hace 20 años. “He de reconocer que durante mis años en Londres buscaba una oportunidad profesional que me permitiese llegar a España. En concreto, a Barcelona. Mi deseo por esta ciudad comenzó durante mi niñez, después de que nuestro padre viniese a vivir a París con nosotros. Durante algún verano nos llevó ver el mar, cerca de Perpignan, y estando allí aprovechábamos para coger un autobús hasta Barcelona. En ese momento me enamoré de la ciudad y comenzó mi sueño de vivir allí”, confiesa.

Mobile World Congress

En España ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad en varias empresas del sector tecnológico, pero destaca especialmente la dirección de la GSMA. La patronal es la organizadora del Mobile World Congress, que Jamaa describe como “uno de los proyectos más apasionantes que una persona puede tener dentro del ámbito tecnológico”.

En 2019, el MWC batió un récord con 109.000 asistentes y un impacto económico de 473 millones de euros

“Para mí es un orgullo haber podido participar en el que es el mayor evento del sector, donde participan las principales compañías y del que surgen sinergias enriquecedoras para el ecosistema tecnológico mundial”.

Meses de trabajo y “algunas noches sin dormir”, hicieron del Mobile uno de los acontecimientos más potentes del sector tecnológico. En 2019 se batió un récord con 109.000 asistentes y un impacto económico de más de 473 millones de euros. Todo un revulsivo para la economía de la ciudad condal y de España. Pero en 2020, la amenaza del coronavirus que ya acechaba en Europa, hizo que se cancelase el esperado evento.

“Fueron momentos muy difíciles. Enfrentarse a la cancelación, tras meses y meses preparando lo que iba a ser la mejor edición de todas las celebradas, supuso una gran decepción para todo el sector. Al principio, nuestro entorno no entendía la razón de la cancelación porque apenas había casos de Covid en España. Desafortunadamente, el tiempo nos dio la razón y demostró que tomamos la mejor solución desde el punto de vista de la salud, que es lo más importante”, sostiene Jamaa.

Como tantos otros sectores, se vieron forzados a adaptarse a ‘la nueva normalidad’ y en 2021 apostaron por un MWC “híbrido” entre lo presencial y lo online. “Fue posible gracias al trabajo de un gran equipo unido, fuerte y resiliente”, apunta destacando de nuevo la importancia del trabajo en equipo.

Nueva etapa en Huawei

Jamaa asegura que siempre “guardaré un recuerdo extraordinario de esta magnífica experiencia” en GSMA, pero ahora mira al futuro y se centra en su nuevo proyecto: la vicepresidencia de Huawei España. Llega con ilusión a una empresa “con un equipo de excelentes profesionales que me ha recibido con una cálida acogida”, pero le aguarda más de un reto.

Pregunta: Huawei es una de las gigantes tecnológicas a nivel internacional, pero hace unos años sus relaciones con EEUU y Europa se volvieron un poco tensas. ¿Cuál es la situación actual en Europa?

Respuesta: Efectivamente, estos últimos años, Huawei ha tenido que hacer frente a numerosos retos dentro de un contexto geopolítico complicado, a lo que también se suma la situación de pandemia y la crisis económica que vivimos. Pero esto no nos ha frenado. Lejos de ello hemos proseguido trabajando con fuerza e ilusión, con el deseo de seguir contribuyendo al avance de la economía digital en Europa y en el resto del mundo. De hecho, en España, al igual que en resto de los países de nuestro entorno, mantenemos el compromiso que asumimos hace más de 20 años de aportar nuestra experiencia en tecnología y capacidad de innovación para ayudar al país a alcanzar los objetivos de España Digital 2025.

Una prueba de esta apuesta de Huawei por España, que es un mercado clave para nuestra compañía, ha sido la inauguración en Madrid el año pasado de nuestro nuevo centro de servicios y apoyo europeo para dar soporte técnico a los principales operadores de telecomunicación en diez países de la región.

¿Cuáles son los principales retos del sector tecnológico?

El sector tecnológico es enormemente dinámico y se encuentra en continua evolución, lo que está haciendo que nuestro mundo esté cambiando a gran velocidad. Quién iba a pensar hace tan solo unos años que nuestros hijos podrían seguir las clases desde casa y colaborar con sus compañeros de forma remota, o que un cirujano podría realizar operaciones con total precisión a un paciente en un continente distinto, ubicado a miles de kilómetros.

“Mantenemos el compromiso de ayudar al país a alcanzar los objetivos de España Digital 2025”

En este sentido, avances como el 5G, la Inteligencia Artificial, el Cloud o el Internet de todas las cosas (IoT) continuarán impulsando la transformación de nuestra economía y nuestra sociedad. La tecnología y la innovación también serán claves para lograr un mundo más sostenible y ayudar a los países y a sus ciudadanos a tener mayor calidad de vida.

Compromiso social

Therese Jamaa cree firmemente en la tecnología como palanca para crear nuevas oportunidades de desarrollo y crecimiento personal. Por eso, tiene claro que uno de sus objetivos desde Huawei, y en el que ya está inversa, es llevar a cabo proyectos con un impacto social en educación, salud, igualdad, sostenibilidad y accesibilidad, entre otros. “¡Espero poder compartir estas iniciativas con más detalle pronto!”, exclama con entusiasmo.

Su vocación de servicio y ayuda la ha mantenido durante toda su vida, tanto a nivel profesional como personal. Colabora con varias organizaciones entre las que destaca Cruz Roja, a la que Jamaa considera “como mi familia”.

“Desde mi niñez vi como la Cruz Roja Libanesa intervenía socorriendo a los heridos en las aceras de nuestro barrio, con mi padre trabajando a su lado. Más tarde, fue Cruz Roja Francia quien nos ayudó a iniciar nuestra andadura en París. Recuerdo que nos dieron nuestro primer colchón, ropa de invierno, ¡incluso mi primera mochila para el colegio! Hoy puedo decir que estoy muy cerca de Cruz Roja Española, siempre busco la manera de colaborar con ellos y tenerlos muy cerca de mis proyectos personales y laborales”, cuenta.

Inspiración a las más jóvenes

Entre sus acciones sociales está la lucha por la igualdad. Inspirada por su madre, de quien admira “su lucha constante por mejorar nuestra situación familiar y su fortaleza para seguir adelante, incluso en los momentos más duros”, Jamaa participa en diferentes programas e iniciativas que buscan animar para fomentar su desarrollo personal.

Pregunta: ¿Qué es lo más importante que les intenta transmitir?

Respuesta: ¡Que no hay límites por ser mujer! Que no hay nada que no puedan conseguir. Y que deben ser protagonistas también en el ámbito tecnológico, ya que no hay carreras o sectores más enfocados a hombres o mujeres. Quiero romper con esa concepción y mostrar que las niñas son el futuro y que las necesitamos para avanzar como sociedad.

“Necesitamos del talento femenino, necesitamos su energía, su ambición, son el futuro para alcanzar un mundo digital, igualitario y sostenible”

¿Cuál es la situación de la mujer en el sector tecnológico? ¿Ha mejorado la presencia femenina?

Lamentablemente la presencia de mujeres en el sector tecnológico sigue siendo minoritaria. Es algo que no comprendo, que un sector tan revolucionario y moderno esté aun sufriendo la brecha de género. Al final es un problema de gran complejidad, que sufre especialmente este sector, pero que afecta a toda la sociedad y cuyo origen tiene factores históricos, culturales, económicos…

La cuestión más acuciante, y en la que debemos poner un mayor foco, es la progresiva reducción, especialmente en estos últimos seis años, de la presencia de mujeres estudiantes e investigadoras en ámbitos STEM, según datos del Ministerio de Ciencia e Innovación, especialmente en ámbitos tecnológicos como las ingenierías.

Debemos revertir esta situación, no solo por el bien de las mujeres o la igualdad, sino por toda la sociedad. Estamos viendo cómo muchas empresas no encuentran perfiles técnicos cualificados, necesitamos del talento femenino, necesitamos su energía, su ambición, son el futuro para alcanzar un mundo digital, igualitario y sostenible.

Con estos valores en mente, Therese Jamaa aspira a seguir liderando iniciativas “en las que se muestre cómo las nuevas tecnologías permiten solucionar desafíos tanto globales como locales a través de la responsabilidad social. Pero, por encima de todo, quiero disfrutar de esta apasionante etapa, seguir aprendiendo y descubriendo nuevas cosas”, concluye.

Previous post Día Internacional de la Mujer 2022
Next post This is How FPM Ministers Get it Done!
%d bloggers like this: