En un intento por contener a Hezbollah, las potencias mundiales presionan por la estrategia de defensa del Líbano

El debate sobre la adopción de la estrategia de defensa nacional ha resurgido en las últimas semanas, mientras el Líbano se prepara para tres conferencias internacionales de donantes para apuntalar su economía y sus capacidades defensivas

La comunidad internacional ha estado cortejando a los funcionarios libaneses en un intento de allanar el camino para la integración potencial del arsenal de Hezbollah dentro del marco de una estrategia de defensa nacional.

Dos días antes de la conferencia de Roma, que sentó las bases para que los funcionarios libaneses impulsaran el apoyo al Ejército y al estado de seguridad, el Coordinador Especial Interino de las Naciones Unidas para Líbano, Pernille Dahler Kardel, instó a Aoun a entablar un diálogo sobre una estrategia de defensa nacional.

Con la comunidad internacional continuando expresando reservas sobre el ala militar de Hezbolá y las incursiones extranjeras en Siria entre otros países, Aoun aseguró a Kardel que la estrategia de defensa nacional sería discutida al concluir las próximas elecciones parlamentarias y después de la formación del nuevo gabinete, una fuente le dijo a Annahar.

El debate sobre una estrategia de defensa nacional se remonta al 2008, cuando el Líbano estuvo al borde de la guerra civil cuando estallaron los enfrentamientos entre militantes de Hezbolá y partidarios de la Corriente del Futuro en Beirut el 7 de mayo, que culminaron con el Acuerdo de Doha.

El acuerdo alcanzado en Doha condujo a la elección de Michel Suleiman como presidente y la formación de un gabinete de unidad nacional, así como a la adopción de la ley electoral anterior, que originalmente data de 1960.

La “ley electoral de 1960” modificada fue impulsada por Aoun, quien luego se desempeñó como líder de la Corriente Patriótica Libre.

Lo que siguió fue un proceso de diálogo nacional y numerosas reuniones destinadas a examinar propuestas en un “esfuerzo por encontrar un terreno común entre los partidos políticos rivales y, finalmente, alcanzar una estrategia de defensa nacional unificada”.

Sin embargo, no se alcanzó un compromiso, y el debate sobre la elaboración de una política de defensa nacional simplemente nunca llegó a buen término.

Las soluciones viables para el estado armado continuo de Hezbollah se han presentado a lo largo de los años, como la integración de su ala militar bajo el mando del ejército libanés, pero Hezbollah continúa aferrándose a su argumento de que la resistencia es el mejor medio para disuadir la futura agresión israelí contra el Líbano.

Según la fuente, Aoun invitará a los partidos políticos rivales a la mesa de negociaciones con el objetivo de llevar a cabo un diálogo nacional que salvaguarde la estabilidad del país y promueva su interés nacional.

Traducido de al Annahar

Previous post Ray Bassil: Alzando la bandera libanesa, un tiro a la vez
Next post Misión de la UNIFIL en la frontera entre el Líbano e Israel marca el 40 aniversario
%d bloggers like this: