Las elecciones dividen las dinastias clave en el Líbano

BEIRUT: La epopeya nacional de la mítica Roma, nacida de la lucha política y el fratricidio interno, bien podría convertirse en una alegoría apropiada para el Líbano postelectoral.

La confrontación política que se desarrolla, con la votación programada para el 6 de mayo, ve a dos hermanos compitiendo por el mismo asiento, un hijo enfrentado a su padre, un marido de cuello y cuello con su esposa, solo por citar algunos escenarios.

La abundancia de lazos familiares entre representantes políticos no es una novedad en el Líbano, donde la legitimidad política se deriva a menudo del linaje.

Lo que es notable, sin embargo, es que la nueva ley electoral creó nuevas fallas entre los miembros del mismo clan familiar, además de divisiones sectarias ya calcificadas.

Este cambio tectónico es uno de los subproductos de la adopción de un sistema electoral proporcional, por el cual los candidatos de la misma lista terminan compitiendo entre sí por un puesto de distrito.

Los candidatos individuales se clasifican según el voto preferencial, que es independiente del que se emite para la lista, dando a los votantes el margen para separarse de las figuras políticas establecidas si constituyen los números para impulsar a su candidato preferido al Parlamento.

“El resultado general de esta situación es más competencia dentro de la misma familia, dentro del mismo partido, dentro del mismo distrito, y entre las partes”, dijo Imad Salamey, director del Instituto para la Justicia Social y Resolución de Conflictos en la Universidad Libanesa Americana.

“Esto agrega legitimidad al proceso electoral”, dijo.

Sin embargo, Salamey también predijo que la campaña sería particularmente feroz porque los candidatos individuales necesitarán superar el umbral para ganar un escaño.

“Esto puede tener efectos secundarios”, advirtió Salamey, y agregó que es probable que haya una campaña negativa.

Si bien los candidatos aún tienen una ventana de oportunidad para abandonar la carrera a favor de sus familiares, los asuntos familiares no siempre se resuelven a puertas cerradas.

En Akkar, el ex diputado de la Corriente Futuro Wajih al-Barini se está postulando contra su hijo mayor Walid, cuya salida de la postura política de la familia fue recibida con acusaciones de traición.

“La historia recordará a aquellos que destruyen este legado, construido con la sangre, el sudor y la fatiga para el servicio de la gente libanesa durante décadas”, dijo el anciano Barini a principios de este mes, según medios locales.

En Zahle, Myriam Skaff del Bloque Popular, que entró en la arena política como la esposa del fallecido Elias Skaff, peleará otra batalla en la larga confrontación contra el primo de su marido, Michel Skaff, que es candidato en una lista rival.

En una entrevista con medios locales a principios de esta semana, Myriam Skaff, que se ve a sí misma como la representante legítima del legado de la familia, dijo que su oponente “nunca formó parte del Bloque Popular” y lo acusó de abusar del apellido para empacar los votos .

En el mismo distrito, la unidad de la familia Fattoush también parece amenazada por la rivalidad entre Michel Fattoush y su tío Nicola Fattoush, mientras que en Byblos, Ziad Hawat también se enfrenta a su tío, Jean Hawat.

El distrito de Akkar también ve a dos hermanos de la familia Hadara que se postulan para el puesto sunita, mientras que en Baalbek-Hermel, Hussein Husseini y su hermano Faisal luchan por el puesto de los chiítas.

Otros dos miembros de la misma familia también se postulan para las elecciones en los distritos de Jbeil-Kesrouan y en Zahle.

Algunas figuras políticas ya abandonaron la carrera a favor de sus familiares.

El Ministro de Estado para Asuntos de Refugiados, Mouin Merehbi, anunció que no se presentará a las elecciones, mientras que su pariente Talal Merehbi tampoco lo hará. Sin embargo, el hijo de Talal, Tariq Merehbi, se postulará en el distrito de Akkar.

Taymour Jumblatt tratará de reclamar el puesto de su padre en el Parlamento y Tony Frangieh buscará la sede de su padre Sleiman Frangieh en las próximas elecciones.

A pesar de los rumores provocados por las pancartas con el rostro del hijo de Mohammad Kabbara, Karim, en la ciudad de Trípoli, se espera que el actual diputado mantenga su posición y se postule nuevamente para el puesto sunita.

“La ley electoral en sí misma no fomenta las coaliciones”, dijo Ammar Abboud, experto electoral de la Asociación Libanesa para Elecciones Democráticas.

“Entonces, los candidatos del mismo partido político, en lugar de solidarizarse, se convierten en competidores”.

Mientras que la competencia dentro del partido siempre ha sido una característica de las elecciones, el analista de LADE argumentó que competir por quién gana un escaño, y por lo tanto representar a ese partido en el Parlamento, es un asunto diferente y más espinoso que quién lidera el partido.

Para limitar las disputas internas, Abboud predijo que algunos distritos podrían llegar incluso a presentar listas incompletas, lo que significa menos candidatos que la cantidad de escaños, lo que limita a los votantes con su voto preferencial para que no se diluya para grandes nombres.

Si bien no se espera que las luchas internas cambien el status quo general, las elecciones de este año están despertando las aguas.

“La esencia de un partido es que puede contar con la solidaridad de los individuos dentro de este partido para ganar fuerza”, dijo Abboud.

Si eso ya no es un hecho, agregó, entonces hay un nuevo conjunto de cartas sobre la mesa.

Traducido por Odiaspora.org

Previous post Hariri desde Roma: Israel sigue siendo la principal amenaza para el Líbano
Next post Moawad allies with the Free Patriotic Movement in North III.
%d bloggers like this: